¿QUÉ LE ESTÁ PASANDO A MI CUERPO?

mujer embarazada

Durante el embarazo y después de este, hay momentos que la mujer puede tener sensaciones que anteriormente no había experimentado y se haga preguntas como: ¿será normal esto que me está ocurriendo?, ¿debería hacer algo al respecto?, ¿dónde puedo buscar ayuda?, ¿me voy “a quedar así” después de dar a luz para siempre?

Para poder conocer mejor cómo es anatómicamente el cuerpo de la mujer durante las diferentes fases de su gestación, debes saber primero como se divide la pelvis femenina y la manera de organizarse los órganos y estructuras en su interior.

a ver así 1

Todos estos órganos que hemos visto en la imagen van a mantenerse suspendidos y conectados entre ellos en el interior de la pelvis gracias a un conjunto de estructuras óseas, ligamentos y músculos que trabajaran de manera armónica para que haya un correcto funcionamiento.

Pero, ¿qué ocurrirá si uno de ellos falla? La mujer comenzará a sentir una serie de síntomas como pinchazos, dolor cuando se encuentre de pie, al caminar o al realizar algún esfuerzo, falta de sensibilidad en alguna zona, etc.

Uno de los principales componentes encargado de dar sostén a la pelvis menor es el suelo pélvico:

Formado por estructuras musculares, fasciales, vasculares y nerviosas, se considera el suelo de la cavidad abdomino-pélvica sobre el que recae el peso de las vísceras que se colocan sobre él y las presiones que se producen en la cavidad abdominal.

Adopta una forma de hamaca, como observamos en la imagen, y es atravesado  por el conducto anal, vagina y uretra.

a ver así 2

 

Durante el embarazo se producen una serie de adaptaciones anatómicas:

Fisiológicas

Posturales y motoras

· Sistema cardiovascular:

↑↑↑FC, Volumen sanguíneo y gasto cardiaco.

 

· Función pulmonar:

↑↑↑ consumo de O2, Hiperventilación y disnea.

 

·Sistema urinario:

↑↑↑de la frecuencia de micción.

 

·Sistema digestivo:

Modificaciones en el apetito, nauseas y vómitos, estreñimiento, ardor de estómago…

 

·Metabolismo.

 

·Modificaciones dermatológicas.

 

·Cambios en genitales y mamas.

 

·Sistema inmunológico.

 

 

· Los cambios rápidos de peso y su redistribución durante el embarazo tienen una relación directa con la incidencia y severidad del dolor de espalda.

– La modificación del patrón de marcha de   las mujeres →  anchura de paso aumenta un 50% de media según avanza el embarazo.

– En el último trimestre se produce una hipermovilidad de las articulaciones sacroilíacas, sacrococcígea y la sínfisis pubiana:

– Dificultades posición bípeda

– Frecuentes lumbalgias al final de la gestación.

 

· Atrapamiento de N. periféricos Dolor ciático

· Dolor tensión de ligamentos

 

a ver así 3

 

Y sin olvidarnos de la diástasis abdominal, la cual se considerará fisiológica en el embarazo, pero no deberemos perderla de vista si continúa presente tras la cuarentena, ya que podría dar problemas posturales y viscerales a la mujer

foto diastasis

La diástasis es una separación de los rectos abdominales, su repercusión es bastante importante, al 66% de las mujeres en el último trimestre le aparece, y se considera diástasis cuando entre ambos rectos hay una separación mínima de 2,5 cm.

Los factores de aparición son varios:

  • multíparas
  • ganancia de más peso en el embarazo
  • bebés muy grandes y cesárea
  • estado físico de la madre antes del embarazo
  • número de partos y tiempo de recuperación entre ellos

 

Efectos y disfunciones sobre el suelo pélvico tras el parto:

 

La mayoría de las lesiones del suelo pélvico ocurren durante el primer parto vaginal y las causas pueden ser:

  • Roturas por desgarros o episiotomías.                        a ver así 5
  • Desinserciones y sobrestiramiento.
  • Utilización de instrumental.
  • Duración del expulsivo (>1h).
  • Peso del bebé.
  • Determinadas posturas maternas durante el parto.
  • Tipo de pujo realizado.
  • Edad materna.

 

Todo esto deja huella en la mujer y da lugar a la aparición de disfunciones como  la incontinencia urinaria de esfuerzo, urgencia o mixta, salida de la cavidad pélvica de órganos  como el útero, vagina y recto, disfunciones anorectales o sexuales, etc. Es por todo ello que deberá ser importante preparar tu cuerpo para prevenir estos problemas y facilitar la salida del bebe cuando la mamá se encuentre en el momento del parto.

¿Cómo podemos hacerlo?

Algunos deportes como salir a caminar, actividades acuáticas, pilates y yoga adaptado para embarazadas, etc. pueden servir de gran ayuda a la mama a reducir las molestias que  aparezcan durante la gestación además de mantener un tono muscular adecuado que ayude a su cuerpo a adaptarse a los cambios físicos que experimentará.

De manera conjunta a estas actividades, recomendamos que cuando alcance la semana 32 busque a un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico para que le guie y acompañe durante la preparación al parto.

Las sesiones de preparto estarán enfocadas a trabajar la elasticidad del periné y mantener la musculatura del suelo pélvico firme para que la recuperación del post-parto sea mejor. Por otra parte, toda esta preparación ayuda a la madre a prepararse de manera psicológica enseñándole a través de la respiración y el Epi-no a realizar pujos que sean menos lesivos para su suelo pélvico.

Una vez pasado el parto y haber dejado que atrás la cuarentena, será el momento de empezar recuperar tu cuerpo. Según como haya sido tu parto y los síntomas que tengas, el fisioterapeuta realizará una valoración y marcará un plan de tratamiento adecuado a ti en consulta, ya que, cada mujer es diferente y debe quedar claro que no todas necesitan el mismo tipo de tratamiento. El parto implica un gran esfuerzo físico para el cuerpo además de todos los meses de gestación, es por eso que deberá introducirse el deporte de manera progresiva y siguiendo unas pautas al principio, ya que, quizás lo que piensas que te está haciendo bien porque lo practicabas antes de estar embarazada, ahora no te esté beneficiando demasiado.

La gimnasia abdominal hipopresiva puede ser un buen comienzo para empezar a recuperar tu cuerpo, pero te recomiendo que lo hagas junto con un fisioterapeuta. Los ejercicios como las planchas o la natación también serán una buena opción.

 

 Sandra Lapiedra Castellote

Fisioterapeuta col. núm. 1630

Anuncios

FISIOTERAPIA Y DEPORTE DE ÉLITE

Hoy vamos a conocer un poco más en profundidad qué papel juega el fisioterapeuta en el fútbol de élite, y es que los futbolistas pasan por las manos de los fisioterapeutas del equipo prácticamente a diario. Esto es debido a que, como se ha explicado en post anteriores, la PREVENCIÓN es el primer punto clave cuando hablamos de deporte de  élite.

El fútbol es un deporte de aceleraciones-deceleraciones, es decir, de esprines con frenadas rápidas, cambios de dirección… y esto requiere que la musculatura tenga unas condiciones óptimas. Para ello el fisioterapeuta trabaja mano a mano con los readaptadores del equipo, para conseguir el rango de movilidad y el tono muscular óptimo en el futbolista. Para entender todo esto mejor, vamos a hablar en concreto de una de las lesiones musculares más frecuentes en el fútbol: la rotura del bíceps femoral.

El bíceps femoral forma parte de la musculatura isquiotibial, situada en la parte posterior del muslo cuya función principal es extender la cadera y flexionar la rodilla. Frecuentemente se lesiona en los minutos finales del partido, cuando el deportista ya está fatigado. Normalmente, la lesión se da durante la última fase de la carrera a pie. También cuando el futbolista va a chutar la pelota pero al final no golpea el balón, ya que la musculatura isquiotibial es la responsable de frenar el movimiento de flexión de la cadera.

isquiotibial messi

Para prevenir dicha lesión, es esencial que el futbolista tenga:

  • Una fuerza muscular óptima.
  • Longitud muscular y movilidad articular suficiente, ya que el gesto deportivo así lo requiere.
  • Buena coordinación con la musculatura agonista-antagonista.
  • Estado de forma óptimo para minimizar esa situación de fatiga a final del partido.

Por supuesto, hay múltiples factores implicados en la lesión, trabajar con el deportista de élite no es nada sencillo. El fisioterapeuta durante la prevención ayuda a que tenga el tono muscular óptimo a través de distintas técnicas, la amplitud articular necesaria, etc. Además, trabaja con el readaptador para diseñar ejercicios que puedan entrenar el músculo en situaciones similares a la competición, para que esté bien acondicionado. Actualmente, uno de los métodos más novedosos para dicho entrenamiento es a través de las máquinas isoinerciales. Están diseñadas para entrenar específicamente la parte excéntrica del movimiento, es decir, la parte en la que el músculo se contrae mientras se alarga. Dicha fase excéntrica es en la que el músculo se suele lesionar, por ello es importante hacer un buen reentrenamiento de la fuerza del bíceps femoral en situaciones excéntricas. La máquina isoinercial consiste en un sistema de poleas que te devuelve la misma fuerza que tú aplicas.

ejercicio isocinetico.png

Por ejemplo, en la imagen superior podemos ver un ejercicio para el bíceps femoral. En la imagen podríamos ver el punto de partida, entonces el futbolista tendría que llevar el pie hacia el suelo (lo que corresponde con una extensión de cadera) con la rodilla ligeramente flexionada. En el momento en el que el pie tiene que volver a subir, la máquina “tira” del pie con la misma fuerza que el futbolista ha impulsado el pie hacia el suelo. Así, tienes que ser capaz de frenar el movimiento y no dejar que la máquina te venza, lo que se traduce en que el bíceps femoral tiene que contraerse con la suficiente fuerza mientras se va estirando de nuevo hacia la posición inicial.

Este es solo un ejemplo de ejercicio, ya que la prevención y readaptación de lesiones es un proceso mucho más complejo del que parece en el que fisioterapeuta y readaptador tienen que trabajar mano a mano para que el deportista esté al 100%: Crucemos los dedos y esperemos que los fisios y preparadores de la selección española no tengan mucho trabajo este mundial…

Vicky Aurell

EL ESTRÉS Y LA FISIOTERAPIA

Hoy vamos a conocer un poquito más acerca de una de las patologías más importantes del siglo XXI: EL ESTRÉS. Para eso, vamos a hablar primero de estrés agudo y así entender cómo nos afecta a nivel fisiológico el estrés crónico del día a día.

estres

Según la RAE, el estrés es la “tensión provocada por situaciones agobiantes que originan reacciones psicosomáticas o trastornos psicológicos a veces graves”, de forma que ya lo define como algo negativo. Sin embargo la OMS define el estrés como “el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara al organismo para la acción”. Por lo tanto, desde este punto de vista, el estrés simplemente es la respuesta de un organismo frente a un cambio en el mundo exterior que le rodea.
El problema viene cuando estos cambios externos, ya sean de orden físico o psíquico, superan nuestra capacidad de afrontarlos, debido al mantenimiento en el tiempo de estas “respuestas” a las “agresiones” que producen estrés en principio fisiológico.

Os explicamos cómo.

La respuesta fisiológica al estrés agudo implica el aumento de la actividad en determinados órganos en detrimento de otros. Por ejemplo, imaginemos que aparece un león, nuestro instinto de supervivencia pedirá actuar rápido (movernos para huir) y se segregará ADRENALINA. La adrenalina aumenta la actividad en músculos, corazón, sistema nervioso central (SNC), sentidos y respiración en detrimento de los órganos que “no son necesarios” para nuestra supervivencia. Éstos órganos son por ejemplo: estómago, riñón, órganos sexuales… (¡¿Para qué me voy a poner a hacer la digestión si tengo que huir de un león?!).
No obstante, en el día a día no estamos generalmente sometidos a un estrés agudo de éste tipo, pero sí a un estrés crónico provocado por el ritmo de vida que llevamos. No necesitamos un chute de adrenalina pero sí que precisamos una energía mayor. Por ello en situación de estrés crónico la hormona que va a actuar es el CORTISOL.
De la misma manera, las respuestas producidas en los distintos órganos y sistemas no serán tan exageradas (no necesitamos tanta energía como para huir del león), pero sí que serán continuas de una manera más recurrente. Es decir, éste estado de “alerta continua” puede producir un aumento en la función del corazón (generando aumento de la frecuencia cardíaca o hipertensión), aumento en el tono de la musculatura (contracturas y sobrecargas musculares), mayor frecuencia respiratoria… En cambio, otros órganos disminuyen su función como el estómago, intestino grueso, alteración de la piel, intestino delgado, sistema inmunológico… ¿Alguna vez has tenido malas digestiones en periodos de más trabajo? ¿Has tenido problemas para ir al baño? ¿Tienes brotes esporádicos de dermatitis en la piel y no sabes por qué?… el estrés puede ser un gran factor implicado.
Por otro lado ¿cómo actúa el cortisol?
El cortisol es una hormona esteroidea (producida por la glándula suprarrenal). Sus funciones principales son incrementar el nivel de azúcar en la sangre (glucemia) y suprimir el sistema inmunológico. En condiciones normales (estrés leve) hay dos picos de secreción de cortisol a lo largo del día: un pico grande por la mañana y otro más moderador por la tarde.
Pero en situación de estrés crónico en vez de generar dichos picos normales, el cortisol se genera de una manera continua y mantenida. A éste periodo de tiempo se le conoce como “wind up”, es la fase en la que aunque tengamos estrés funcionamos porque tenemos energía gracias al cortisol que está actuando de manera continua (¡puedo con todo! Aunque sé que me va a pasar factura..) . Ésto es así hasta que llega un punto en el que el cuerpo ya no es capaz de generar más cortisol y se llega a la situación de “burn out”, lo que se conoce como estar quemado.

burn out

¿Cómo controlarlo?
Aquí podemos hablar de dos fases: PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO. El primer paso siempre va a ser reconocer el estrés para prevenirlo y.. tomarnos un respiro: la solución es mucho más fácil. Para disminuir el nivel de cortisol, hay que generar otras hormonas (debido al sistema pro-opio-melano-cortina) que son las siguientes:
1. Melanina: el sol es necesario; qué feliz parece la gente cuando se acerca el buen tiempo, ¿verdad?.
2. Endorfinas, más conocidas como las hormonas de la felicidad. Son opiáceos endógenos, es decir, que fabrica nuestro propio cuerpo. Las endorfinas se segregan al realizar cosas que nos hacen felices y nos gustan: practicar deporte (muy importante la actividad física), escuchar música, reírse, tener relaciones sexuales… y por supuesto recibir una sesión de fisioterapia te pueden ayudar a segregar endorfinas 🙂 . Sí, has leído bien, la fisioterapia ayuda a que tu cuerpo genere endorfinas
En cuanto al tratamiento, además de seguir haciendo lo anteriormente citado,  la fisioterapia te puede ayudar a tratar las consecuencias del estrés. Por ejemplo, cómo hemos explicado, es muy frecuente que el sistema muscular se vea afectado en épocas de mayor tensión… ¿sueles tener “contracturas” en épocas de más trabajo? Podemos ayudarte a relajar la musculatura y otros tejidos con distintas técnicas de fisioterapia en las que además conseguirás una relajación mental. Hay múltiples herramientas que l@ fisioterapeuta puede utilizar para ayudarte a controlar el estrés. Una de las estrategias que queremos potenciar es el ejercicio terapéutico, conocer tu cuerpo y dedicarle un poco de tiempo a la semana puede ser mucho más beneficioso de lo que crees. Pilates, rutinas de estiramientos, técnicas de relajación, corrección de la postura y trabajo de la ergonomía…

Así que no lo dudes, si estás pasando por un periodo de estrés ten en cuenta que la fisioterapia te puede ser de gran ayuda. Y por supuesto, si acudes al@ fisio y sufres estrés, no dudes en decírselo… ¡puesto que es un factor muy importante!

Cuidemos nuestro cuerpo, nos tiene que durar toda la vida!!

FISIOTERAPIA OBSTÉTRICA Y DISFUNCIONES DEL SUELO PÉLVICO

Dentro de la fisioterapia hay algunos campos que son desconocidos para la mayor parte de la gente, uno de estos es el que hoy nos ocupa, y nos gustaría hacer un breve resumen de las aplicaciones que esta especialidad tiene para que empiece a dejar de ser un tabú y comience a ser un alivio.

Ante cualquier duda no dejéis de contactar con nosotros y las resolveremos lo mejor que podamos.

La dividiremos en dos grandes grupos que se subdividen a su vez en varios puntos…

– -> FISIOTERAPIA OBSTÉTRICA

· Embarazo y parto

Preparar a la mujer física y psicológicamente durante este momento de  su vida, será la clave para que tenga un control de la musculatura perineal, sabiendo contraerla y relajarla. La elasticidad del periné, punto importante en  el parto, se tratará mediante el masaje perineal y la utilización del Epi-no con el objetivo de evitar episiotomías o desgarros y tener una mejor consciencia de los pujos.

La pareja si lo desea, podrá ser participe durante la sesión para aprender el masaje perineal.

 

· Post – parto

El parto puede llevar a tener a  la mujer, a largo plazo, disfunciones en la musculatura perineal. Tras la cuarentena, una valoración de la faja abdominal y del suelo pélvico será importante realizarla para ver si el tono, la sensibilidad, la presencia de cicatrices, prolapsos, incontinencias, dolor en las relaciones sexuales, etc. están presentes y si es así, se trabajarán con un tratamiento personalizado para conseguir una adecuada recuperación.

 

· Gimnasia Abdominal Hipopresiva

Puede ser una buena opción para la recuperación/mantenimiento del tono de la faja abdominal y del suelo pélvico en la menopausia, al hacer ciertas prácticas deportivas, tras una cirugía, problemas de espalda o en el post-parto,  ya que, los músculos se van debilitando al  someterse a una importante elongación.

Principalmente durante el parto, esta elongación generará una disminución en la capacidad de activarse los músculos dando problemas de escapes de orina, falta de sensibilidad, estreñimiento, pesadez en zona pélvica, etc.

 

–> DISFUNCIONES DEL SUELO PÉLVICO

  • Diástasis abdominal.
  • Dolores crónicos menstruales.
  • Cicatrices hipertróficas por cirugía, cesárea, episiotomía, desgarro, etc.
  • Alteración en la micción.
  • Incontinencia urinaria y estreñimiento.
  • Disfunciones sexuales.
  • Menopausia
  • Prolapso de órganos pélvicos.

 

No todas las disfunciones y lesiones se tratan de la misma forma, pero entre los conocimientos de la fisioterapia general y las armas que nos da esta especialidad, se pueden mejorar e incluso solucionar muchos problemas que en muchos casos se consideran “normales” pero que no tienen por qué serlos si impiden una vida normal y plena.

 

El equipo de FISIOTERAPIAMENTE

FISIOTERAPIA Y READAPTACIÓN EN EL DEPORTE

Cuando hablamos de fisioterapia y deporte siempre tenemos que pensar en un EQUIPO MULTIDISCIPLINAR, en el que fisioterapeutas, médicos, preparadores físicos, nutricionistas, psicólogos trabajan a una para optimizar el rendimiento del deportista.

El papel del fisioterapeuta dentro de un equipo deportivo es mucho más amplio de lo que puede parecer. Podríamos hablar de un primer punto clave: la PREVENCIÓN. Con la alta carga de competición y la creciente exigencia a nivel físico y psicológico del deporte de élite, el riesgo de lesión es mucho mayor. Aquí entra en juego el fisioterapeuta, que debe controlar todos los factores de riesgo específicos del deporte y ayudar al deportista en el proceso de recuperación.

Cuando el deportista se lesiona, podríamos dividir de una manera esquemática y sencilla el trabajo del fisioterapeuta, pero que siempre debe ir unida y en concordancia al tipo de lesión y los tiempos de recuperación. La primera parte sería el tratamiento pasivo, para principalmente, controlar el dolor y la inflamación en la fase aguda y realizar un abordaje global del deportista sin pensar solo en la zona lesionada. Al mismo tiempo deberíamos tener en cuenta que el fisioterapeuta es el que debe pautar el tratamiento activo, es decir, acompañar al deportista en el proceso de readaptación de su lesión desde el primer momento. No hay que olvidar que en el deporte de élite es necesario que el deportista mantenga una buena condición física y que los tejidos lesionados recuperen lo antes posible la funcionalidad para volver a la competición.

Un ejemplo: en las lesiones de ligamento cruzado anterior, el medio acuático es una opción muy interesante a tener en cuenta para la realización de ejercicios de readaptación, ya que se evita la carga completa de peso y podemos trabajar con una sensación de no dolor y estimular la propiocepción. Conforme avanza el tiempo, el fisioterapeuta deberá ser capaz de dosificar las cargas para favorecer la recuperación completa. Aquí es necesario que entrenador y preparador físico estén en continuo contacto con el fisioterapeuta, para abordar al deportista de una manera muy individual y hacer que vuelva lo antes posible a la práctica deportiva habitual.

IMG-20170403-WA0045

CICLISTA AMATEUR, CICLISTA PROFESIONAL Y FISIOTERAPIA

El sábado 19 de agosto da comienzo la Vuelta a España, última de las tres grandes del ciclismo profesional. Pero, ¿cuál es el día a día de un ciclista para preparar una competición tan exigente? ¿Cómo asimilan la carga de entrenamiento?… Y lo que quizá más te pueda interesar: ¿qué diferencias puede haber entre un deportista amateur y un deportista profesional?

Cada corredor lleva un plan de entrenamientos personalizado en función de las pruebas que va a competir para buscar optimizar los picos de forma. Habitualmente la “pretemporada” comienza en noviembre y dura unos tres meses. Durante estos meses prima el trabajo de fuerza en gimnasio, además de natación, bicicleta de montaña o senderismo las primeras semanas en función de las preferencias del ciclista. Poco a poco se empiezan a hacer entrenamientos en bicicleta de carretera, inicialmente de menor duración y a una frecuencia cardiaca muy controlada para pasar a realizar entrenamientos de larga distancia o “de fondo”. Es importante construir sobre unos buenos cimientos, así que el trabajo de pretemporada es mucho más relevante de lo que parece. El fisioterapeuta no se queda fuera de esta parte, acompañando al ciclista desde el aspecto preventivo por ejemplo con programas de entrenamiento funcional en caso de lesión, rutinas de estiramientos o sesiones de tratamiento en función de sus necesidades.

Tras este periodo el ciclista tiene una buena base y se han establecido los objetivos del año, aquí comienza el entrenamiento específico. El gimnasio pasa a un segundo plano, manteniendo alguna sesión de recuerdo a la semana y centrando el trabajo en la carretera. Hoy en día lo más utilizado para controlar el trabajo del ciclista es el potenciómetro, que mide los watios de fuerza que realiza durante el entrenamiento. Además se controlan la frecuencia cardiaca, la cadencia (ritmo de pedaleo) y por supuesto las sensaciones que tiene el deportista. El entrenador tiene acceso a todos estos datos para optimizar al máximo el rendimiento. Es habitual que entre semana el ciclista trabaje 6 días a la semana antes de empezar las competiciones. Una vez se inicia la temporada se introducen más días de descanso o descanso activo para ir recuperando mejor del esfuerzo de las carreras.

Sin entrar en más detalles, el día a día de un ciclista para asimilar la carga de entrenamiento es muy sencillo: entrenar y DESCANSAR, lo que en ciclismo se conoce como “piernas arriba”. El ciclista profesional evita realizar actividad física más allá de su entrenamiento y trata de descansar lo máximo posible después del mismo, y eso incluye que cuanto menos caminen, ¡mejor! Hay que cuidar todos los detalles: hidratación, alimentación, suplementación y por supuesto acuden al fisioterapeuta una o dos veces a la semana. Son muchas las técnicas que el fisioterapeuta puede utilizar para ayudar a maximizar el rendimiento del deportista en esta fase: desde la masoterapia, punción seca, fibrólisis diacutánea, estiramientos, electroterapia, presoterapia…

Es de gran importancia pasar de vez en cuando por “el taller”. Date cuenta de que los ciclistas profesionales pueden realizar días de 6 a 8 horas de entrenamiento, siendo lo habitual sesiones un poco más cortas, de 3 a 4 horas pero más exigentes en intensidad. La principal diferencia con el deportista amateur, es que precisamente por no ser profesional no tiene el tiempo ni para entrenar tanto ni mucho menos para descansar… aunque todos tenemos algún colega que sale a correr una hora todos los días después de su jornada laboral o aprovecha esas dos horas libres que tiene al medio día para “quemar la carbonilla” saliendo en bici. Si llegados a este punto te sientes identificado, tienes que saber que tú más que nadie necesitas cuidar bien esos pequeños detalles para mejorar tanto tu rendimiento como cuidar principalmente tu salud. Al fin y al cabo, no es lo mismo disponer del día para entrenar y descansar que tener que compaginarlo con tu trabajo, tus tareas domésticas… por ello no dudes en acudir al fisioterapeuta regularmente y pon tu salud en manos de buenos profesionales.

 

Vicky Aurell

SALUD TAMBIÉN EN VERANO!!!

Si algo hacemos en FISIOTERAPIAMENTE es creer en que el ejercicio físico moderado es imprescindible para tener una buena salud, y por ello no dudamos en recomendarlo a nuestros pacientes como parte principal en su recuperación.

Muchas veces el ritmo de vida que llevamos nos hace imposible adoptar unas rutinas para practicar algún deporte o simplemente hacer alguna actividad física que nos ayude a mejorar nuestra forma.

Ahora en verano, con las vacaciones, las otras “obligaciones” y el cierre de muchos espacios de entrenamiento nos vemos obligados a interrumpir el ritmo de entrenamiento o de cuidado del cuerpo.

Si ese es tu caso, o si todavía no has sido capaz de comenzar a hacer ejercicio, te dejamos una tabla de ejercicios super sencillos para hacer en el agua, simplemente para mantener nuestros músculos tonificados y mantener a raya esos dolores de espalda, cuello o extremidades. Puedes modificarlos según tus posibilidades, pero recuerda, mantén una buena alineación corporal y no dejes de activar el abdomen metiendo el ombligo!!!

Si aun así no es suficiente, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te elaboraremos un plan de entrenamiento personificado según tus objetivos y características, no cerramos en todo el verano!!

Un saludo!!!!

sesión piscina